Cómo derrotar a los dioses invisibles

Por Timothy Morton

No todo puede ser visto, y si por «visto» nos referimos a la capacidad de ser perfectamente traducido en datos, entonces no todo puede ser empíricamente observado. Existen algunas cosas que son concebibles y clasificables, aunque sean imposibles de ver: esto es a lo que yo llamo los hiperobjetos . Muchas de estas cosas actualmente son fenómenos ecológicos tales como el calentamiento global, la evolución y la extinción, sin dejar de lado a la especie humana y a la biósfera.

Cuando debatimos sobre qué visión de un hiperobjeto (neoliberalismo, océano electromagnético) es mayor y peor, todavía estamos ejerciendo el rol de monoteístas enclaustrados en el espacio mesopotámico. La tarea política que enfrentamos es la de percibir cosas físicamente enormes e intelectualmente complejas (por lo tanto, invisibles) como ontológicamente diminutas.

      

Los intentos de dominación están intrínsecamente condenados a fallar porque no hay un horizonte destinado que contenga todo. Todos estamos pobres de mundo: los seres humanos, los osos polares, los quásares y el caucho. La subscendencia —esta nueva forma de holismo «deflacionario»— no reduce las cosas a sus partes, sino que derrota la idea heideggeriana según la cual los humanos son ricos en «mundo», la habilidad de generar horizontes de destino significativos.

El infrasonido es, literalmente, el sonido del contexto explotando. Y la manera en la que explota socava la idea de totalidades muy bien delimitadas que estallan lo suficientemente fuerte como para contener sus partes en un grupo unificado y agradable. Un todo no es una catedral, sino un abismo. Las totalidades pueden ser pozos tan hondos que no podemos comprender su profundidad.

 

 

[ Era de la asimetría]: una era ecológica en la que contamos con mucha más información científica, lo que hace que las cosas parezcan más enormes y misteriosas, de tal forma que el incremento del conocimiento no provoca el dominio sobre los objetos.

La conciencia ecológica significa darse cuenta de que estamos sin nosotros ahora mismo: que contenemos adn no-humano, así como partes no-humanas del cuerpo; que nuestro espacio social está plagado siempre de no-humanos que simplemente hemos estado ignorando o vigilando; que estamos conscientes de que somos una especie y que por lo tanto, podríamos extinguirnos  . . .

 

 

 

El Antropoceno es el primer concepto verdaderamente anti-antropocéntrico, porque al pensar en el Antropoceno podemos ver las especies como realmente son —especies como hiperobjetos subscendidos, frágiles e inconsistentes. Y esto se aplica también a las formas gigantescas que parecen abrumarnos tanto, el océano electromagnético que nos baña es un claro ejemplo de ello.

Los anteriores son fragmentos del texto “Cómo derrotar a los dioses invisibles” de Timothy Morton, que forman parte del libro Limen, de Mario de VegaLimen compila colaboraciones que analizan la proliferación de señales electromagnéticas producidas por dispositivos de telecomunicaciones inalámbricas y otras tecnologías basadas en microondas, para discutir su impacto en el desarrollo cognitivo, la genética y la salud de los sistemas vivos, así como sus implicaciones en la interacción social y el intercambio emocional. Léelo en línea o descarga el pdf del libro aquí.