Michel Foucault: la locura erasmista y la magia en la era de las palabras

Módulos 4 y 5 del Diplomado Antiguos, modernos y salvajes: el pensamiento crítico desde los sofistas hasta Walter Benjamin

¿Qué es la locura según Michel Foucault?

¿Cómo se conjuga la locura con el pensamiento renacentista?

¿Cómo se exhibe la locura “foucaultiana” en el Elogio de la Locura de Erasmo?

Este seminario pretende indagar la primera parte de la obra de Michel Foucault: la locura. En rigor, para Foucault, la locura parte de “la semejanza” de la era de las representaciones en aquel mundo de finales de la Edad Media que ignoraba la ruptura propia de los tiempos modernos entre las “palabras” y las “cosas”, entre la “ciencia” y la “ficción”; lo que la imaginación poética de los hombres encontraba en las historias, los mitos y las leyendas, se confundía con las emociones y los accidentes de la vida cotidiana. Las “palabras” de los relatos y las “cosas” que se daban a la observación se enrollaban confusamente dentro de la imaginación del hombre del Renacimiento: el posicionamiento de los astros, los signos de las plantas o el hígado de los animales ocultaban los misterios del universo. Los signos referían a imágenes y, a su vez, las imágenes referían a signos: unos evocaban a los otros a manera de una infinita semejanza. En este mundo de demonios y de hechizos los “objetos” no tenían una singularidad clara y distinta; se referían los unos a los otros bajo la forma de una representación religiosa o mágica. Este juego de semejanzas o de representaciones adoptaba la forma de un juego de espejos. La imaginación poética permitía encontrar lugares comunes, no nada más en el discurso, en los textos y en las ficciones, sino también en la configuración de los astros y en los signos de las plantas. Así, por un lado, los objetos escondían los misterios del mundo – religiosos, mágicos o poéticos – y, por el otro, las palabras y los signos se daban a la interpretación para develar los secretos del universo. Las palabras y las cosas se confundían bajo la forma de lo que Foucault llama “simpatía”: la reducción del mundo a una masa de identidades en las que lo religioso y lo poético se confundían con el mundo de “las cosas”.

Durante los siglos XV y XVI, según Foucault, la cultura europea y la locura se fusionaron en un discurso que no distinguía claramente las palabras de las cosas o, dicho en otras palabras, la ciencia de la ficción. El loco se presentaba así como una metáfora de ese personaje un tanto raro y maravilloso que era el hombre de la “era de las representaciones” (así llamará Foucault al período de los siglos XV y XVI en Las palabras y las cosas. En la Historia de la locura esta distinción no es tan hermética. Foucault comienza presentando fuentes documentales, a la manera de un historiador: El Narrenschiff (la nave de los locos), las pinturas de Bosch, Tristán e Isolda y, de mayor interés para este seminario, el Elogio de la locura de Erasmo. El Elogio y su lector, Michel Foucault, nos introducirán al mundo de los “locos” y los pobres diablos de la llamada “era de las semejanzas”.

Programa por sesión

  1. Introducción a Michel Foucault y presentación del curso
  2. La locura como “semejanza” en la era de las representaciones
    – Michel Foucault, Historia de la locura, Madrid, Akal, 2002 (capítulo 1)

3 y 4. De la sinrazón a la razón cartesiana
– Michel Foucault, Historia de la locura, Madrid, Akal, 2002 (capítulos 2-6)

  1. El Elogio de la locura de Erasmo: una lectura desde Foucault (primera parte)
    – Erasmo, Elogio de la locura, Espasa, Barcelona, 1999
  2. El Elogio de la locura de Erasmo: una lectura desde Foucault (segunda parte)
    – Erasmo, Elogio de la locura, Espasa, Barcelona, 1999

 

Dirigido a: público interesado

Modalidad: en línea. Las sesiones no transcurren en tiempo real ni en un horario fijo, pero se calcula que la carga aproximada de trabajo es de 40 horas.

Duración: 3 semanas, del 16 de mayo al 26 de junio, 2016