Literatura

Philippe Ollé-Laprune, ensayista, editor y gestor cultural, es el nuevo Coordinador de Literatura en 17, Instituto de Estudios Críticos.
Bajo su dirección, a partir de febrero, 2018, ofreceremos un nutrido programa de seminarios y otras actividades asociadas al campo literario (que serán oportunamente anunciadas a partir de diciembre, 2017). 
Estarán a cargo de escritores, editores y bibliotecarios como: Mario Bellatin, Brenda Lozano, César Ramiro Vásconez, Conrado Tostado, Daniel Goldin Halfon, Daniel Saldaña París, David Miklos, Alain Derbez, Edgar Krauss, Eduardo Milán, Emiliano Monge, Ignacio Díaz de la Serna, Ilán Semo, Julieta García, Luigi Amara, Luis Felipe Fabre, Mónica Nepote, Nicolás Cabral, Pablo Soler Frost, Ramón Salaberria, Verónica Gerber Bicecci, Vivian Abenshushan, Mohsen Emadi, Leonardo Tarifeño, Paula Abramo y Oscar de Pablo. 
En seguida la actual presentación del área:
En la fragilidad de su presencia, la escritura suscita el asombro, el espanto y la pasión. Desplegada entre una realidad sometida a sus deseos y las quimeras creadas por ella, late a un ritmo cuya singularidad impregna todas sus manifestaciones. Ya sea por el texto mismo, por el proceso que la hace surgir, o bien por el sitio que ocupa en un tiempo y un lugar determinados, se impone un hecho: la escritura no es sino la intérprete de un secreto, anclado en la existencia, que solamente ella puede traducir. Contra el espíritu de un mundo que se engaña en nombre de la claridad, transparencia, velocidad y verdad, la escritura mira hacia la opacidad, la lentitud y la complejidad. Contra la seriedad y la eficacia, nos brinda la ligereza de la fábula y la gravedad de la aparente inutilidad. Si es capaz de desafiar lo absurdo de la vida, es para mejor reconciliarnos con la existencia. La escritura atraviesa el tiempo y nos hace hermanos del Quijote y Ana Karenina, del señor K y la señora Bovary, de Juan Preciado e Ixca Cienfuegos: es la gran utopía real, la construcción de mundos imaginarios que viven adentro del lector. A través de su práctica, logra darle sentido al caos y conserva la memoria de tal proceso. Se construye a partir de invenciones, mentiras, para proponer su propia versión de las cosas, tono y dudas. Desde luego, su vida padece de frenos diversos: los círculos de poder la desprecian, abundan los grupos que prefieren marginarla, y actualmente se ahoga en la sobreproducción textual, agravada por las tecnologías digitales. Sin embargo, su intensidad y su resistencia crecen para hacer frente a tal desafío: existir a pesar de todo; proponer, decir eso que nadie más se atreve. Su consistencia es sin parangón: nada la pude sustituir. Por eso la escritura exigente y sin concesiones, fiel a sí misma, es inmortal.

Próximas actividades

Poesía sufí: la escritura como experiencia mística integral
Seminario en línea | 22 de octubre de 2018 - 16 de diciembre de 2018

Introducción a la teoría literaria latinoamericana (siglo XX)
Seminario en línea | 24 de septiembre de 2018 - 18 de noviembre de 2018