Figuras del lector: entre crítica y ficción

Impartido por Neige Adrienne Sinno

La figura del lector, aunque siempre haya estado presente en la literatura, aparece en el discurso crítico en los años 60, en la línea de las investigaciones post-estructuralistas que buscan contextualizar e historizar las experiencias culturales. Sin embargo, la reflexión sobre el papel y los efectos de la literatura en la experiencia real acompañó la literatura desde su nacimiento. Los escritores de ficción siempre han planteado la cuestión de la lectura en ensayos literarios y a través de situaciones de lectura imaginadas en textos de ficción, de tal manera que el metadiscurso literario se integró como una componente esencial de la escritura.

La aportación mayor de las teorías de la estética de la recepción fue considerar el texto cómo efecto de la lectura y liberar al lector del autoritarismo del autor y del texto. Asimismo se abrió el discurso crítico a la discusión de la pluralidad de lecturas posibles y al carácter subjetivo del arte de leer. Por consecuencia, la responsabilidad de la interpretación está a cargo de quien lee. Puesto que todo acto de lectura es subjetivo, ¿cómo diferenciar una lectura acrítica de una lectura crítica?  ¿Cómo dar algún valor a un discurso sobre un texto, si es la expresión de una subjetividad única? ¿Cómo puede la crítica literaria pretender la verdad si existen tantas interpretaciones verdaderas como hay lectores?

No nos proponemos aquí la tarea de repasar el recorrido del concepto de lector en la crítica literaria sino de reflexionar sobre ciertos casos de lectores que encontramos dentro de los textos y que usaremos como punto de partida para imaginar y pensar la práctica de la lectura. Este curso se inspira de la perspectiva que usa Ricardo Piglia en sus ensayos literarios (Formas breves, El último lector, Crítica y ficción), partiendo de su propia experiencia como lector y de figuras de lectores que encuentra en los libros más variados, para pensar qué es la literatura desde el punto de vista del sujeto de la lectura. Los lectores presentes en las ficciones son figuras que experimentan el arte de leer y cuya experiencia singular se vuelve una definición o un comentario de este arte. Cada lector en la ficción es un caso único y a la vez un discurso sobre la lectura.

Los lectores que encontramos en los libros de ficción permiten pensar qué es la literatura a partir de puestas en escenas imaginarias. No son ilustraciones de unas ideas sino que el pensamiento mismo, expresándose bajo la forma de una ficción. La figura del lector, por ser incluida en la ficción y a la vez remite hacia su afuera, es una figura fértil para la crítica literaria, ya que es una articulación privilegiada entre lo imaginario y la reflexión. Estudiar su surgimiento y sus implicaciones permite cuestionar las relaciones entre teoría y ficción y experimentar múltiples interpenetraciones resultantes de esta confrontación.

Evocaremos tres ejes de estudio siempre presentes cuando se trata de literatura y subjetividad: las cuestiones ligadas a la interpretación (desciframiento de signos, negociación de la verdad), las relaciones entre saber y poder y las relaciones entre la literatura y la vida. Si el arte de la crítica es un arte de hacer y deshacer conexiones, nos corresponde desenmarañar los hilos que tejen las relaciones complejas entre la lectura y todas las otras prácticas con las cuales esta involucrada.

Programa:
1. Introducción: ¿Qué es un lector? Alberto Manguel, “La invención del lector”, Foucault ¿Qué es un autor?, Barthes La muerte del autor
No hay lectura sin contexto. Breve presentación de las teorías de la recepción estética. Hermenéutica y pragmática. El lector hace el libro/el receptor es responsable de la información que recibe y de la interpretación que se le da: lector salteador, activo, cómplice, etc. (Macedonio Fernández, Cortázar, Lyotard)

2. El Quijote: primera figura del lector de la literatura occidental Juan Villoro. Toda literatura es metaliteratura.

3. El detective como representación del lector moderno Piglia, Bolaño, Pitol

4. Lectura y subjetividad: la literatura y la vida Flaubert – Ranciére

5. La lectura como encuentro, doble captura. Elogio de las malas lecturas | Deleuze, Žižek

6. El lector y el analfabeta: las letras y el poder Pierre Michon, Michel Foucault

7. La biblioteca y la calle: el dilema del intelectual frente a la experiencia. La lectura y el viaje Sartre, Che Guevara lector analizado por Piglia; la generation beat y los poetas de Bolaño

8. El escritor como lector y como crítico | filiación y ficción. Borges – Harold Bloom

Entregaremos constancia de participación a quienes cubran con el 80% de las actividades programadas en el seminario.

Dirigido a: estudiantes de letras y personas interesadas en la teoría literaria.

Duración: 16 semanas, del 15 agosto al 4 de diciembre (El ritmo de trabajo será quincenal)