Quiénes somos

Situado en el cruce de las sendas de la universidad, la cultura no académica y el psicoanálisis, 17, Instituto de Estudios Críticos es un espacio de escritura: ámbito de la construcción y desconstrucción de nociones, formas y horizontes. 17 interviene en problemas desatendidos por otras instancias: promueve la investigación, la enseñanza y la difusión de los estudios críticos. Asimismo, el Instituto promueve intervenciones culturales, brinda servicios de consultoría. Hace converger al conjunto de sus facetas en las publicaciones que edita: www.diecisiete.org

¿Por qué 17?

El nombre propio del Instituto, la cifra 17, recuerda el llamado recíproco de la crítica cultural y el psicoanálisis que tuvo lugar en el marco de la Escuela de Frankfurt antes de la hecatombe alemana de la década de 1930. Fueron los investigadores sociales quienes atrajeron por primera vez a su ciudad a un pequeño grupo de psicoanalistas y les hicieron un lugar en su edificio. El resultado de sus intercambios fue un importante legado contra el totalitarismo. El espacio que cohabitaron llevaba por número el 17. Destruido por la guerra, de él sólo quedan las letras a las que dio y aún dará lugar.

Los estudios críticos

Fruto de las contribuciones de esos tres maestros de la sospecha, Sigmund Freud, Friedrich Nietzsche y Karl Marx, así como de sus legatarios intelectuales contemporáneos, los estudios críticos se ocupan de la vida social y cultural. Se distinguen por su compromiso con el acontecer de su tiempo, así como por su carácter inter-, trans- o posdisciplinario y su orientación en relación con tres motivos principales: la subjetividad, el lenguaje y la hegemonía. No sólo se conciernen de modos innovadores con objetos de conocimiento heredados, también levantan el inventario crítico de los saberes o prácticas tradicionales y zanjan nuevas interrogantes.

Áreas

A lo largo de los últimos años hemos establecido un creciente número de áreas de trabajo, cuyas expresiones abarcan el posgrado, extensión académica, la consultoría y la producción editorial del Instituto. Dichas áreas son: Teoría crítica (con líneas de trabajo en: literatura, filosofía, pensamiento estético y pensamiento político), Pensamiento crítico en castellano, Psicoanálisis, Arte (creación, crítica, historia, teoría y/o curaduría), Estudios visuales, Estudios críticos del teatro, Estudios críticos del sonido, Gestión crítica cultural,  Gestión crítica, Economía crítica, Derecho crítico, Estudios criticos de la violencia y la paz, Estudios críticos del género, Estudios críticos de la “discapacidad”, Historia e historiografía crítica, Estudios críticos de la religión, Estudios críticos de la traducción, Estudios críticos de la edición, Estudios críticos en urbanismo, Ecología crítica, Pedagogía crítica, Estudios críticos de los medios de comunicación, Estudios críticos de la improvisación, Estudios críticos de la digitalidad.

Divisiones

Los contenidos cultivados por el Instituto se agrupan en Áreas, y las estrategias en Divisiones. Las Divisiones vehiculizan las materias a cargo de las Áreas de las siguientes formas:

  • Investigación: Innovación e impulso de nuevos desarrollos epistémicos.
  • Académica: Interface universitaria, a través de grados y programas formales, con reconocimiento oficial. Se aboca a la ampliación de los temas y problemas legítimamente abordables en términos académicos.
  • Extensión: Experiencias no formales, parcialmente des-institucionalizadas, de aprendizaje y transmisión de saberes. Por su movilidad y flexibilidad táctica, promueve programas introductorios, de actualización y capacitación, así como propuestas polémicas y de ruptura, asociados con los ejes temáticos del Instituto y sus distintas Áreas.
  • Editorial: Publicación, en diversos formatos y materialidades, de los contenidos decantados por el Instituto a través de sus propias actividades y también a partir de sus relaciones con otras instancias.
  • Consultoría: Implementación concreta de saberes e iniciativas críticas en la sociedad.